Los aumentos acordados no fueron a largo plazo y, con los haberes de julio, se incorporó un nuevo 15%. En el 2019, el básico de los municipales era de 13653 pesos, y actualmente supera los 42.000. En los tres años del gobierno encabezado por Osvaldo Maimó, los incrementos superaron holgadamente las tasas de inflación.

El último martes se realizó el pago de los haberes correspondientes al mes de julio de los municipales de Pico Truncado y, nuevamente, se sumó un incremento, esta vez del 15%, con lo que, apenas transcurrida la mitad del 2022, los trabajadores ya cuentan con una mejora del 60% del sueldo.

De esta manera, a diferencia de otras paritarias a nivel regional, en las instancias de negociación colectiva con los gremios, en Pico Truncado se priorizó no postergar los plazos de las distintas cuotas con las que se efectivizó el aumento, para que los trabajadores puedan disfrutar durante más tiempo la mejora salarial. En vez de plantearse incrementos que se terminen de concretar en los últimos meses del año, se trabajó en una pauta que permita una inmediata recomposición de los haberes, atendiendo a los índices de inflación.

A raíz de esto, nuevamente, el municipio encabezado por Osvaldo Maimó avanza un paso delante de la inflación: con incrementos del 214,945% entre 2020 y 2022, y un encarecimiento general del 129,12% durante el mismo periodo.

En la gestión previa a la llegada del actual equipo de trabajo, los municipales siempre perdieron, finalizando 6 puntos abajo durante los 4 años de gobierno. En estos casi 3 años de liderazgo de Osvaldo Maimó, los municipales mejoraron un 85% su poder adquisitivo. De esta manera, mientras que en el 2019, el básico de los municipales era de 13653 pesos, actualmente se triplica, alcanzando los 42.999.